Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Helio Méndez.
Jueves, 6 febrero 2014

Aspectos nutricionales relacionados con los procesos inflamatorios

La alimentación, como siempre hemos estudiado y aceptado, es la base principal para el mantenimiento de un óptimo estado de salud, esta afirmación es ampliamente compartida por todos los profesionales que nos dedicamos al mundo sanitario, deportivo y promotor de la salud, pero también debemos aceptar que los desequilibrios a este respecto influyen de manera determinante en otros procesos que aunque son necesarios, debemos minimizar de alguna manera para poder mejorar la calidad de vida de nuestro paciente o cliente, siendo este aspecto de vital importancia en el caso de los deportistas, sujetos donde las condiciones de entrenamiento, tiempo de actividad, intensidad, estrés, autoexigencias, familia, trabajo…entre otros aspectos modifican el normal y deseado equilibrio que siempre buscamos para rendir al máximo y alargar nuestra vida deportiva. Es en este capítulo donde debemos destacar la importancia de una correcta alimentación, interpretada como el correcto y óptimo aporte de los nutrientes en todo su espectro y más detalladamente en aquellos que denominamos esenciales y que están involucrados en vitales mecanismos Bioquímicos, como es el objeto de este artículo, la relación entre los nutrientes y los procesos inflamatorios.

La alimentación es uno de los principales factores que incide en la modulación de la respuesta inflamatoria que sucede en el organismo. Entre los diferentes fundamentos a tener en cuenta debemos citar la epigenética, es decir; cómo los agentes externos modifican y determinan la expresión de determinados genes, otro factor es el efecto que ejercen los alimentos cuando el metabolismo genera sustancias derivadas denominadas metabolitos y que pueden ser agentes proinflamatorios o anti inflamatorios, finalmente también debemos tener en cuenta aquellos alimentos que tiene un efecto directo sobre las células y tejidos. En este primer artículo, pretendo establecer la relación entre aquellos alimentos más básicos a tener en cuenta con respecto al fenómeno de la inflamación y que sirva de guía a todos los lectores de deportiste.com para instaurar una serie de sencillos cambios en su alimentación diaria y que estos repercutan en la mejora de la prevención y/o recuperación de lesiones o malas sensaciones orgánicas que comprometan el rendimiento deportivo.

Las situaciones que orbitan sobre el fenómeno inflamatorio las podemos resumir en tres aspectos importantes, uno es la acidificación del organismo, promovido por el estrés, alimentación tóxica, consumo de lácteos, exceso de azúcares simples, deporte intenso y sin adecuados programas de recuperación, exceso de proteínas de origen animal, insuficiente descanso nocturno, fármacos…otro es el marcado carácter proinflamatorio de ciertos nutrientes como es el caso de los azúcares simples, los ácidos grasos omega 6 como los obtenidos del aceite de girasol, cártamo, soja…que derivan en ácido araquidónico importante agente proinflamatorio, y finalmente el fenómeno de la glicación de proteínas y tejidos promovida por el exceso de azúcares simples en la dieta y en sangre, situación que se desarrolla por el excesivo consumo de azúcares simples y alimentos de alto índice glucémico.
Todo este cuadro proinflamatorio se acelera y magnifica con la presencia de radicales libres debido al fenómeno oxidativo de la dieta, estrés, ejercicio físico intenso…entre otros muchos factores que nos rodean y predisponen.

¿Cómo podemos evitar estas situaciones que merman nuestra salud y rendimiento físico?

1. Con respecto a la ingesta de ácidos grasos, que provienen del consumo de alimentos grasos, tanto de origen animal como vegetal especialmente semillas oleaginosas como girasol, cártamo, soja, sésamo…debemos disminuir el consumo de ácidos grasos omega 6 provenientes de aceites de semillas y aumentar el consumo de omega 3, especialmente el EPA y DHA , que son precursores de agentes antiinflamatorios, esto lo conseguimos o bien consumiendo más pescado azul, algas y aceite de linaza o complementando además con un nutracéutico donde se aporte el omega 3 en las proporciones adecuadas, para mantener el óptimo equilibrio ente los omega 6 y 3 en el organismo. Debemos prestar especial atención a no consumir exceso de carnes, especialmente las rojas ricas en ácido araquidónico, principal precursor de agentes promotores de la inflamación.

2. Con respecto al fenómeno acidificante, una dieta excesiva en proteínas de origen animal puede aumentar la acidificación de nuestros líquidos extracelulares, por ello si aceptamos un aumento en la ingesta de proteínas busquemos balancear el aporte de proteína animal con respecto a la vegetal, es muy frecuente en deportistas el consumo de proteína de suero lácteo, altamente acidificante como lo es el alimento base que es la leche y los derivados lácteos, por ello sería ideal sustituirla por otra de alto valor biológico vegetal como es la de guisante, con ello conseguimos un óptimo aporte de aminoácidos esenciales y además estamos ayudando a neutralizar ese exceso de acidez. Otro factor acidificante son los metabolitos derivados del consumo metabólico de las proteínas corporales, por ello debemos acelerar los mecanismos de eliminación y/o reciclaje de los mismos, estos es, ingesta de agua, buena oxigenación tisular y depuración hepática y renal que podemos conseguir con medidas dietéticas adecuadas como el consumo de vegetales de hoja verde, rúcula, rábano, mostaza, cúrcuma, alcachofa…entre otros alimentos terapéuticos, o bien, con un protocolo a base de complementos depurativos adecuados.

3. Finalmente, el fenómeno de glicación proteica ocasionado por el exceso de azúcares simples en la dieta, puede provocar un daño tisular intenso como puede ser la glicación del colágeno por poner un ejemplo de pérdida de la funcionalidad de una proteína esencial en la salud general y en la osteo mio articular. Este fenómeno está relacionado con el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono de alto índice glucémico, es decir; alimentos que provocan una alta carga de glucosa en sangre y una intensa movilización de insulina que es un agente lipogénico inductor de la obesidad y la inflamación. Debemos reducir el consumo de azúcares libres, glucosa, fructosa, disacáridos como la sacarosa y maltosa e incluso en el caso de deportistas reducir el consumo de oligosacáridos presentes todos ellos en las bebidas energéticas o de carga de glucógeno, cuidado con este aspecto que siempre debemos intentar de conseguir mediante la dieta pre y post competición o actividad. Es más aconsejable el consumo de fuentes de almidones integrales y cocinadas con poco grado de cocción o al dente, ya que la fibra retrasa la absorción glucídica y por tanto la descarga insulínica posterior.

Son muchos los factores que debería comentar en este tema tan interesante y que constituye la punta de lanza del trabajo de muchos que como es mi caso, buscamos el aumento del rendimiento deportivo a través de la alimentación y la suplementación dirigida, esto es, con nutrición celular activa. En sucesivos artículos, ampliaremos esta información, la detallaremos aun más y les propondré un decálogo de medidas a seguir para conseguir el objetivo de control y modulación de la inflamación, proceso necesario en nuestro organismo que nunca debemos eliminar sino modular, en pro de una óptima calida de vida tanto integral como deportiva.

Helio Méndez
Farmacéutico Homeópata
Especialista Universitario en Nutrición Deportiva
Máster Universitario en Fitoterapia

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
deporsiete.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress