Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María del Pilar Martín Santiago
Jueves, 21 marzo 2013

Relaciones de la boca con el rendimiento muscular

[Img #6322]

Las implicaciones de la oclusión dentaria, de la estabilidad de la musculatura masticatoria, el papel de la lengua, de la ATM o articulación de la mandíbula, son extremadamente finas e interconectadas y nos ponen en evidencia la necesidad de que con mayor énfasis, éstos deben estar regulados y armonizados en el campo del deporte, pues las exigencias y de¬mandas musculares son aún más importantes e in¬tensas. 

Las relaciones de la postura mandibular con la postura corporal global son muy claras y deter¬minantes. Debemos confirmar si las causas de li-mitaciones o alteraciones en los deportistas son de causa ascendente o descendente, es decir, si la boca interviene de manera importante o es un mero añadido en las disfunciones que presenta el atleta, o si está perfecta y no interviene como causa en el problema. Debemos pensar que el cráneo es una esfera de unos 7-9 Kilos que se estabiliza en la mandíbula y  que conecta esta pelota sobre la columna vertebral en la plataforma que guían los hombros, de modo que cualquier inclinación de la mandíbula (guiada por la forma en que mordemos) se traducirá en una inclinación del eje de la cabeza y esto generará una ola de acontecimientos, modificando eje de hombros, caderas….etc

Con esta información podremos realizar un estudio de como optimizar el sistema, y por tanto, como debe ser siempre, nece¬sitamos ir al origen de la causa y no a la evaluación exclusiva de los síntomas. Tendremos que desandar el camino de esta ola de propagación, hasta llegar a la génesis del conflicto para poderlo resolver ade¬cuadamente G. A. Thibodeau & K. T. Patton.3, han expuesto la importancia que tiene la postura y el papel que desarrollan los músculos en el movi¬miento, siempre al servicio del cuerpo como un todo. A Ricardi.4, define “postura corporal” como la “posición o alineamiento de las partes del cuerpo, o sea, ubicación en el espacio para generar una buena postura corporal”. Esto sig¬nifica que cualquier posición adoptada por el cuerpo, es una alineación corporal que favorece determinada función del mismo en una actividad. Implica el menor gasto energético y mínimo es¬fuerzo para los músculos, tendones, ligamentos y huesos. 

El artículo del periodico que afirmaba: María José Rienda “aprieta los dientes” y utiliza un mordedor que le ayuda a mejorar su equilibrio, ha sido muy comentado, y las aportaciones de Norma Tipaldi al campo del deporte han sido interesantes. Su dentista le realizó una férula con la cual participo en el campeonato y gano la copa del Mundo de Aspen. Para la propia Rienda, fue un hallazgo insolito,  que en un principio le costo aceptar; pero la realidad se impone y comprobo en ella misma, que este aditamento le ayudaba a optimizar su rendimiento deportivo. Lo cual, no quiere decir, que todo deportista debe llevar una férula,; cada caso es único, individual y son muchas las soluciones que existen, desde eliminar un apequeña interferencia en la mordida, controlar la inclinación de un molar, poner un diente donde falta…etc

          Una buena postura o alineación del cuer¬po, también quiere decir mantener el centro de gravedad del cuerpo centrado sobre su base. Manejar este centro de gravedad es vital para la ejecución de un deporte, ya que implica equilibrio. Sabemos que el cuerpo humano tiene un diseño pésimo para la estática. Ello se debe a su pequeña base de sustentación de apenas 200 mm2 y a la relación entre este polígono de sustentación y el centro de gravedad, siendo muy grande la distan¬cia entre ambos. Sin embargo y por esta razón, el diseño del cuerpo humano es grandioso para el movimiento, ya que este defecto para la estática, se convierte en el gran aliado de la dinámica. Los deportistas deben controlar al máximo esta rela¬ción entre la base de apoyo y su centro de grave¬dad. 

Para mantener una buena postura o ali¬neación corporal, debemos conocer que la gra¬vedad actúa en todo momento sobre las diversas partes del cuerpo, de manera que la unidad funcio¬nal del cuerpo pueda mantener una determinada postura o alineación corporal.   Los músculos, tanto flexores como extensores del tronco y de la ca¬beza, así como los de las piernas, se oponen a la fuerza de gravedad. Ésta impulsa el maxilar infe¬rior hacia abajo, de modo que los músculos deben contrarrestar traccionando hacia arriba, debido a la tonicidad de los mismos. Cuando la mandíbula está en retrusión o en protrusión o desviada, provoca cambios en el eje corporal y por ende, en el centro de gra¬vedad, modificándose el mismo. Por ello, las ma¬loclusiones dentarias, los contactos desviantes o los problemas entre la alineación de ambos maxi¬lares, ocasionan cambios en la normal alineación de nuestro cuerpo. 

 En el mantenimiento de la postura corpo¬ral, participan todas las estructuras de músculos, huesos, tendones, ligamentos, articulaciones, sentidos, nociceptores, propioceptores, etc.  El sistema nervioso central es responsa¬ble de tonificar los músculos, regulando la canti¬dad de tracciones que ejerce cada uno de ellos. 

                 Las acciones conjuntas del sistema mus¬cular, esquelético y nervioso, nos permiten mo¬vernos de forma coordinada y controlada. Sin embargo, la contracción o acortamiento de los músculos, es lo que produce el mantenimiento real de la postura en la actividad física deportiva).  

            A. Briñones.5 considera, que las pos¬turas y las posiciones tanto estáticas como diná¬micas juegan un papel muy importante durante la enseñanza–aprendizaje, ya que éstas deben con¬tener elementos de la estructura del deporte y las mismas deben ir incrementando la complejidad a medida que avanza el desarrollo y la adquisición de la técnica deportiva. 

             Valorando estos criterios acerca de la postura corporal, podemos plantear que la po¬sición corporal puede utilizarse como una forma de emplazar el cuerpo para la realización de un movimiento estático o dinámico, por lo que en¬tendemos que ambas acepciones pueden ser aceptadas. No podemos trabajar de igual forma los músculos estáticos y los dinámicos; en general, con ejercicios isotónico-concéntricos o isométricos y a veces tracciones pasivas. Tonificar un músculo estático es contraproducente pues aumentaría su acortamiento y su rigidez, lo cual llevaría a empeorar su situación de stress, dolor o de patología como en el caso de las tendinitis, miositis, etc., tan frecuentes en el mundo depor-tivo. De esta forma podríamos agravar un cuadro de compresión articular o empeoraríamos situa¬ciones de deformación articular. Sin embargo, tonificar los músculos dinámicos, puede ser útil para potenciar la musculatura de acción, vital para la ejecución de una actividad deportiva. 

               Por lo tanto, si los músculos estáticos y dinámicos no son iguales, habrá que trabajarlos de maneras muy diferentes, siguiendo las pautas que nos in¬dican las leyes de la anatomía, de la fisiología, de la termodinámica y de la biocibernética.

Algunos expertos en la columna vertebral, indican realizar ejercicios para potenciar los mús¬culos espinales o ciertos músculos estáticos de la zona pélvica, lo cual inexorablemente empeora la situación. 

En el futuro, el cómo mejorar los rendi¬mientos de los deportistas de alto nivel, pasará también por reprogramar su sistema ocluso-postural. Si esto no fuera así, las consecuencias serán graves: a mayor o menor plazo, aparición de dolores, rigideces y contracturas; limitación de los movimientos articulares, vinculados a blo¬queos musculares, favoreciendo el desarrollo de artrosis (“la vida es movimiento”, como nos dice STILL). Limitaciones y contracturas reflejas van a provocar un descenso del rendimiento muscular, un agotamiento de las reservas de gli¬cógeno y una acidosis.15,16,17,18 

En el deportista, podríamos encontrar la presencia de los calambres, las distensiones, las agujetas y las tendinitis, así como disminu¬ción o falta de progreso del rendimiento, aún a pesar de entrenarse y sin que el deportista sepa porque aconte¬cen estas alteraciones, ya que no estamos acos¬tumbrados a relacionarlas con el estado bucal.19

 La posturología permite pues corregir el factor mecánico de diferentes afecciones del sis¬tema locomotor y vertebral, comprender mejor las diversas patologías y aportar una corrección etiológica en vez de los tratamientos sintomáti¬cos habituales, cuyo coste, iatrogenicidad y posibilidades de recidivas en el tiempo conocemos: infiltraciones, abuso de corticoides, anti-inflamatorios, lavados articulares frecuentes, etc.19 

Los beneficios para el deportista serán: 


Mejora de la coordinación y la postura.
Mejor relación de las arcadas dentarias y por ello mejor masticación.
Normalización de la musculatura de cabeza y cuello y por tanto disminución en la tensión de temporales, maseteros, pterigoideos y todas las estructuras relacionadas con el hioides.
Normalización de los parámetros de Brodie de armonía entre mandíbula, cuello, cintura escapu¬lar, columna cervical, frontales y temporales.
Estabilidad de la ATM (Articulación temporo¬mandibular).
Control del bruxismo y de los traumas oclusales.
Control de propioceptores y nociceptores del área estomatognática.
Incremento de la fuerza y de la estabilidad mus¬cular.
Aumento de la capacidad de captación y de la ve¬locidad visual.
Mejoría de la rapidez de reflejos.
Optimización de los sistemas sensoriales. 
Obtención de una mejor agilidad y colaboración entre los músculos y por tanto menor fatiga mus¬cular y menor presencia de ácido láctico libre.
Porcentaje menor de lesiones deportivas y cuando éstas aparecen son más limitadas.
Activa el flujo de energía en los meridianos de acupuntura y oxigena la musculatura, lo cual in¬crementa la disponibilidad de oxígeno y por tanto mayor rendimiento.
Reduce el tiempo de convalescencia después de una actividad deportiva y acelera el proceso de curación y reparación de las heridas y lesio¬nes.
Establece la alimentación adecuada para alcan¬zar el mayor rendimiento que repercuta favorable¬mente en el bienestar general.

En cuanto a los tratamientos, nos centraremos en prescribir ortóticos y reprogramadores oclusoposturales, aplicar terapia neural en los puntos gatillo, utilización de láser de baja potencia, ho-meopatía, naturopatía, medicina alopática cuan¬do sea necesario y por último fisioterapia, fasciaterapia,  osteo¬patía, terapia cráneo–sacral, cirugía aponeurotica y manipulación del tejido conectivo tenso o fibrosado, y rehabilitación según veamos oportuno en cada caso.

La Odontología cobra aquí, en estos estudios, otra dimensión y nos obliga a comprometernos con todos estos avances, pues la salud de la población está en las manos de los que ostentamos las titulaciones para afrontar los retos de optimizar la salud de nuestros pacientes. 

Ello, nos obligará a seguir con la formación continuada, y a ejercer la profundidad de la observación clínica diaria, con una mirada más amplia, saliendo de las fronteras de la boca y extendiendo las redes de las conexiones, pues donde hay vida,  hay redes y donde hay redes, hay conexiones. 


María del Pilar Martín Santiago
Medica-odontologa-kinesiologa, experta universitaria en láser

[Img #6323]
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
deporsiete.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress